viernes, 30 de noviembre de 2012

Embarazo: Cambios y molestias durante el embarazo, ¡nada es para siempre!




Teniendo en cuenta mi última entrada, es posible que haya asustado a un par de mamás-to-be. ¡Que no cunda el pánico! Hay solución para todo. ¡Ahí van los productos clave para olvidarte de cambios y molestias durante el embarazo!

1-El básico más básico durante el embarazo.
Hay una regla de oro a seguir durante el embarazo: hidrata la piel al máximo.
A sabiendas de que tu piel va a experimentar muchos cambios...de hecho, la vas a poner al límite de su elasticidad. Para evitar molestias (es posible que te pique un poco la piel de tanto estirarse, no es broma) y posibles estrías hidarata tu piel a tope.
Muchas matronas recomiendan cremas específicas antiestrías, en mi caso, mi querida queridísima matrona (la adoro) me recomendó "Trofolastín antiestrías" Pero como la adoración no quiere decir ir saliendo a comprar lo primero que me recomendó, y ¡ojo! teniendo en cuenta que nunca en toda mi vida había tenido una estría, decidí usar la crema Nivea, sí, la clásica, la de la lata azul de toda la vida. La usaba a todas horas, después de la ducha diaria, antes de irme a dormir, por la mañana....y la aplicaba tanto en vientre como en glúteos, piernas y pecho.
Resultado: Ni una estría en todo el embarazo y hasta día de hoy. ENCANTADÍSIMA de la Nivea.
Truco: Si como yo, pasas parte de tu embarazo en los meses de verano (o en las últimas semanas) sientes mucho calor, o como he dicho antes te pica la piel, o incluso si tienes la piel sensible y tienes picores y rojeces, pon la lata en la nevera un ratito, así además de hidratar, refrescarás y calmarás tu piel.
2-Los mareos y las náuseas.
El primer mes de mi embarazo fue un camino de rosas, pero del segundo hasta el sexto (normalmente te dicen que al tercer mes desaparecen) me pasé los días corriendo pasillo arriba pasillo abajo dirección al wc para ir a vomitar... Horrible. De hecho, estuve de baja porque a los dos minutos de coger el coche me vomitaba encima. Un show, vamos.
Mucha gente y muchos médicos recomiendan varias cosas para evitar estos síntomas del embarazo:
Levantarse de la cama de la manera menos brusca posible.
No beber líquidos por la mañana.
Comer antes de levantarse alguna cosita con hidratos de carbono tipo unas tostaditas o galletitas saladas.
Vigilar la dieta...
Sí, muy bien. Maravilloso en el país de la piruleta, pero a mi no me funcionó nada de eso. De hecho, al final, harta de todo, ya casi prefería vomitar para poder estar unas horitas bien. Así que nada de comer galletitas (prefería no vomitar nada o vomitar un vaso de agua que vomitar algo sólido, me daba mucho asco) me fui al médico y le dije que ya no podía más con las náuseas y los mareos, me encontraba fatal y perdí cuatro kilos en un mes (!) me recetó un medicamento muy conocido entre las "preñis" llamado Caribán. Y mano de santo, la verdad. Pero recordad que sólo lo debéis tomar si os lo receta el médico, pero que si os encontráis mal y las náuseas no os dejan llevar una vida "normal" consultadlo con el médico de cabecera, el ginecólogo, la matrona o con quien os toque antes visita.

3-El sangrado de encías.
Parece mentira, pero la boa es un punto débil durante el embarazo. Lo más normal es que te puedan sangrar las encías al cepillarte los dientes....Lo mejor es hacerte con una pasta y un colirio especial. Yo usé pasta y colirio de la marca Lacer. (GingiLacer en este caso) por recomendación del dentista. 
Es extremadamente importante que cuides mucho tus dientes, ya que serán más propensos a cualquier cosa. Y recuerda que durante el embarazo no puedes medicarte ni con un simple ibuprofeno, ni puedes quitarte una muela del juicio ni empastarte una caries. Así que ojito, o pasarás un mal rato...

4-Cambios en los pechos. Grietas en los pezones.
El horror de la incomodidad. Es normal que los pechos crezcan, y es muy fácil de solucionar las molestias que eso causa. Hazte con un sujetador premamá, o directamente uno de lactancia que te resulte cómodo. (Es posible que los tuyos se te hayan quedado pequeños y te opriman más que otra cosa). Pero también es normal que los pezones cambien...crecen, se oscurecen... todo con la finalidad de que el bebé pueda encontrar el pezón nada más nacer (y eso que no ven tres en un burro, pero os aseguro, que van directos) Pero tanto cambio conlleva no una gran responsabilidad, como en Spiderman, si no, dolor, molestias, grietas y hasta supuraciones.
A mi tanto cambio me hizo sufrir mucho (como ya os comenté en el post anterior) por si no podía dar luego el pecho. Afortunadamente mi matrona me recomendó la cremita Lansinoh. Y fue una maravilla, con muy poca cantidad se curaron y hasta la fecha no he vuelto a tener ningún problema. 
También tengo por casa la pomada Purelan, que es básicamente lo mismo. Ambas son geniales y se pueden usar durante la lactancia sin necesidad de limpiar el pecho antes de amamantar al bebé, ya que no contiene ningún componente tóxico o dañino para el peque.

5-El cuerpo blandiblú
Después del parto, todo baja y de repente tu barriga redonda como un globo, se convierte en un colgajín sin mucha consistencia. Pero es fácil ayudar a que vuelva a su sitio.
Después del parto tu cuerpo segregará oxitocina, que ayuda a la matriz a recolocarse, y por tanto que tu barriga disminuya. Si das el pecho ayudarás al útero a volver a ser el de antes y además facilitarás que tu cuerpo vuelva al peso que tenías antes de quedarte embarazada (por no decirte que además disminuyes el riesgo de cáncer de ovarios y mama) Y si aún así necesitas ayuda para re-tonificar la piel, a que vuelva a estar tersa puedes usar vários métodos, pero lo que yo hago es lo siguiente:
Uso el tratamiento extensivo de la marca Thiomucase como ayuda para reafirmar la piel del vientre, muslos y glúteos. 
Además hago algo de ejercicio. Y aprovechando que después de un parto se debe reforzar el suelo pélvico, me he apuntado a los abdominales hipopresivos. Aquí os dejo un vídeo para que os hagáis una idea de lo que son:



6-Estreñimiento
Debo confesar que durante todo el embarazo no tuve ningún problema con mi regularidad, fue después de tener a Jan.
Hay que tener mucho cuidado con el estreñimiento sea antes, durante o después del embarazo. Puede acabar por provocarnos hemorroides y entonces ya la hemos liado para varios meses.
Personalmente, lo mejor que he podido hacer contra el estreñimiento (y de paso favoreciendo la regularidad de Jan) ha sido pasar de bífidus, pasar de cereales de fibra....todo eso no me hacía nada....y tomar un mínimo de tres piezas de fruta al día ricas en fibra. Ciruelas, kiwis, naranjas... De hecho, mi mejor truco es tomarlos a primera hora de la mañana en batido. Os explico: pelo una naranja, parto una ciruela (mantengo la piel) y pelo y troceo un kiwi. Lo pongo todo en el vaso de la batidora con un poco de zumo, o un poco de azúcar, o un par de hielos, leche, leche con chocolate, yogur, canela....lo que me apetezca, y lo paso todo por la batidora. Queda riquísimo y en un abrir y cerrar de ojos ya te has tomado tres piezas de fruta de las 5 diarias reomendadas, has ayudado a tu sistema digestivo a aligerarse (al de tu hijo también si le das LM) y has disfrutado como una tonta porque está riquísimo.
¡Ojo! Si aún así acabáis sufriendo de hemorroides recordad no hacer mucho esfuerzo al ir al wc, mantened la zona limpia, no restreguéis el papel de wc, haced baños de asiento, aplicad hielo en la zona (con un pañito, no me la liéis) y aplicad una crema antihemorroidal. Para todo lo demás, no mastercard, si no, la consulta del médico.

7-La mujer elefante
O los pies y manos hinchados.
Los zapatos no te van, te ves enorme, te duele todo y se te han llegado a dormir las extremidades...Todo esto suele pasar al final del embarazo y más si lo pasas en verano.
Lo mejor que puedes hacer es mantener siempre que puedas las extremidades en alto (te irá muy bien poner unos cojines o el cojín de lactancia para elevar los pies mientras duermes) y darles baños de agua fría a tus pies. Pon un barreño (o la bañera de viaje de tu hijo) con agua fría y un poco de sal. Notarás el alivio en un momento.

8-¡Calambrazo mañanero!
Es muy común que (también al final del embarazo) te despiertes con esos desagradables tirones musculares que te dejan tonto haciendo la cucaracha encima de la cama...
Calma, ante todo calma...Intenta estirarte suavemente cuando te despiertes, mover suavemente arriba y abajo las puntas de los pies, masajear la zona para aliviar el calambrazo y (aquí también) dormir con las piernas en alto.
Mi truco personal era comer mucho plátano. Antes de dormir un plátano no fallaba. Yo siempre con las frutas, como un monete.

Y seguramente me deje cosas, así que si necesitáis más información o se os ocurren más dudas, dejadlo en un comment. ;)
Y nada más, como siempre:
¡Sonreíd mucho!

1 comentarios:

Terra i vida,fotografia dijo...

m' ha encantat el video dels abdominals!I els consells que dones!

Publicar un comentario en la entrada

 

Template by Best Web Hosting