viernes, 28 de agosto de 2009

Sombra aquí y sombra allá...¡Desmaquíllate! ¡Desmaquíllate!


Todas sabemos que el ritual más básico de belleza es desmaquillares...pero no todas lo hacemos correctamente o cuando deberíamos.
Una cosa es segura, debemos desmaquillarnos y limpiar nuestro rostro SIEMPRE. No os permitais ir a dormir maquilladas JAMÁS. De lo contrario nuestra piel se verá gravemente dañada. A parte de ensuciar los poros, favorecer la aparición de granitos y espinillas, estamos acelerando y propiciando el envejecimiento prematuro de la piel e incluso se opina que a largo plazo puede generar alergias e intolerancias.
Es evidente, estamos dejando nuestra piel cubierta de suciedad durante horas y horas...porque recordemos que no solo llevamos maquillaje...cuando nos vamos a dormir maquilladas además de capas y capas de productos llevamos sudor, polución, células muertas, sebo...y además estamos hablando de unas horas que dedicamos al sueño, y se supone que nuestra piel también debería descansar y respirar esas horas.
El remedio y la solución son sencillos. Antes de nada debemos conocer bien nuestra piel, saber cuales son sus necesidades y usar los productos que mejor vayan con nuestra piel.
El primer paso es deshacernos de todo el maquillaje con una loción, gel, leche o crema desmaquillante que aplicaremos suavemente en movimientos circulares. Según el producto lo retiraremos de una manera u otra, pero recuerda, hazlo siempre muy suavemente, mimando tu piel (este debe ser casi un momento spa) Si tenemos maquillaje waterproof como por ejemploo máscara de pestañas, aplicaremos en un algodón un poco de producto desmaquillante y cerrando bien el ojo pondremos el algodón con el producto justo encima, dejandolo actuar unos segundos, más tarde, retiraremos el algodón con suaves movimientos en sentido descendente (nunca arriba, en todas direcciones o frotando).
Cuando hayamos retirado todo resto de maquillaje, limpiaremos la piel con un jabón específico (jabón, gel, mousse....al igual que con la loción limpiadora esto depende de vuestros gustos y necesidades) con este paso conseguiremos retirar células muertas, sebo, sudor y polución de nuestra piel...además siempre podemos escoger un jabón que nos de beneficios añadidos...los jabones naturales son una opción fantástica, los hay de karité (hidratantes) de calamina (calmantes) de árbol del té (contra los granitos) echa un vistazo a la página de LUSH donde encontrarás limpiadoras faciales y jabones naturales de muy buena calidad (lo digo por experiencia).
Una vez tenemos la piel limpia solamente nos queda aplicar un tónico. La función del tónico (que también deberemos escojer según nuestras necesidades) es la de cerrar los poros y como la misma palabra dice, tonificar la piel, pero además podemos escojer un tónico calmante para pieles sensibles, un antibacteriano para pieles acnéicas....Ve a tu centro de belleza o perfumería especializada y déjate aconsejar por las expertas.
Tras este paso sólo nos queda hidratar la piel y el contorno de los ojos muy suavemente.

Atención! Este ritual debes hacerlo siempre que te sea posible, y no sólo por la noche. De hecho deberías saltar hasta el segundo paso todas las mañanas y si no te maquillas igualmente limpiar, tonificar e hidratar mañana y noche.
Ah! Y que no nos engañen! Las toallitas desmaquillantes son para apuros...que nadie se desmaquille por costumbre con este producto porque no es eficaz, y los restos de maquillaje y agentes externos que deja la toallita nos irán estropeando la piel.
Y si puedes hazte una limpieza de cutis en un centro de belleza, una vez al mes como mucho o cuando tu piel lo necesite, con eso ayudarás a limpiar más profundamente tu piel y librarla de granitos y puntos negros.

Desmaquillaros y ¡Sonreid Mucho!

Marta Sparkling

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Template by Best Web Hosting